Funciones de la piel

La Piel

La piel es el órgano más extenso del cuerpo, posee aproximadamente dos metros cuadrados de longitud y tiene un peso de alrededor de 5 kilogramos, esto en un adulto promedio. Se encuentra permanentemente relacionada con los otros órganos del cuerpo, y por medio de ella es que nuestro cuerpo revela disfunciones y malestares que aquejan el cuerpo humano, de la misma forma muestra emociones, transpiración en estado de nervios, toma color con la vergüenza y existen estímulos que generan la famosa "piel“ de gallina.

Es un órgano vivo que tiene la capacidad de regenerarse, es impermeable, bastante resistente y flexible, respira y se encuentra activa las 24 horas del día realizando actividades fundamentales para el organismo, la piel es sin duda un órgano vital para el cuerpo humano.

Principales funciones de la Piel

Protege

La piel funciona como una barrera de protección hacia el exterior, gracias a los complejos mecanismos celulares e inmunológicos que la rigen, es una capa protectora ante enfermedades, temperaturas extremas, golpes o quemaduras. La piel selecciona y filtra los agentes dañinos que atentan contra el organismo y toma lo que le es beneficioso.

Regula el metabolismo y la temperatura corporal

Otra de las funciones de la piel es, impedir la salida de líquidos, células y otras sustancias imprescindibles para el cuerpo humano, contribuyendo de forma importante a mantener la salud y la hidratación. Por medio de su capacidad de para evaporar el agua de nuestro organismo, elimina sustancias nocivas y mantiene regulada la temperatura corporal.

El sentido del tacto

Por medio de las terminaciones nerviosas en la piel, el cuerpo recibe todos los estímulos que generan el tacto. En sólo un centímetro cuadrado de piel existen más de 5000 receptores sensitivos, que envían la información de forma instantánea al cerebro, quien decide cómo actuar en base a dichos estímulos.

Sintetiza vitamina D

Cuando la piel se expone directamente al sol, es capaz de absorber los nutrientes necesarios para generar esta vitamina, que no se encuentra en los alimentos, la cual se ocupa en mantener los huesos y tejidos óseos del cuerpo saludables.

Divisiones de la Piel en capas

Epidermis

Esta es la capa externa de la piel, convirtiéndose en la principal barrera entre el cuerpo y el exterior, la cual no defiende del crecimiento de bacterias, hongos y los rayos UV. Al carecer de flujo sanguíneo, se nutre por medio de las capas inferiores. Mediante procesos celulares, se renueva completamente aproximadamente cada 48 días.

Dermis

La dermis es la capa intermedia de la piel, esta capa es, gruesa, fuerte y elástica, se encarga de la protección de traumatismos y de la regulación de la temperatura. Debido a su composición celular es que sentimos frío, calor, dolor o cosquillas.

Hipodermis

Es la capa de tejido subcutáneo, el cual se encarga de forma principal del almacenamiento de grasas, por lo cual, se encarga de mantener la temperetaura corporal. Como se sabe, el paso de los años, provoca que la piel sufra cambios y pierda su elasticidad, firmeza y tersura, también es posible que esto le ocurra a una piel joven que no tome las precauciones pertinentes. Esta es la razón por la que, es importante acudir al dermatólogo para saber cuál es el tipo de piel de cada individuo y así saber cuáles son los cuidados adecuados.

La piel grasa, es la que posee un exceso en lípidos, cuando se dilatan los poros pueden aparecer puntos negros u otras erupciones y estas imperfecciones requieren de una limpieza especial.

Por otro lado la piel seca se caracteriza por su irritabilidad y sequedad, por lo que es importante mantenerla hidratada y con la nutrición adecuada.

También existe la posibilidad de tener un tipo mixto de piel, donde algunas partes sean grasas y otras secas, por lo que es importante encontrar el equilibrio de ambas partes.

Se cree que un tercio de la población con diabetes tendrá algún problema en la piel, esto provocado por el mal control de la diabetes, presentándose en algún momento de su vida. La buena noticia es que las mayoría de estas afecciones pueden evitarse si son detectadas a tiempo.

De la misma manera que para prevenir complicaciones derivadas de la diabetes, mantener un adecuado control de los niveles de glucosa es el factor de mayor importancia para evitar problemas en la piel.

Las siguientes recomendaciones ayudan a mantener una piel sana:

  1. Beber por lo menos dos litros de agua por día, no hay que olvidar que la hidratación comienza de dentro hacia afuera.
  2. Conservar la piel limpia y seca, utilizando talco en las áreas de la piel que tienen contacto con la humedad como axilas e ingles y entre los dedos d los pies.
  3. Se debe evitar usar agua fría o muy caliente en la ducha. Esto puede afectar la piel, causando ruptura de vasos sanguíneos, lo mejor es el agua tibia.
  4. Diariamente mantén la humedad natural de la piel aplicando un producto hidratante, Tío Nacho® Crema Corporal Leche de Cacao o Tío Nacho® Jabón son una buena opción, Tío Nacho® utiliza los mejores ingredientes cómo la Jalea Real que mejoran la elasticidad y apariencia de la piel, dejándola más suave e hidratada.
  5. No te pongas crema entre los dedos de los pies. En esa zona la humectación extra puede fomentar la formación de hongos.
  6. Pon atención a cualquier herida que tengas, lava los pequeños cortes con agua y jabón. No uses ni alcohol ni yodo para limpiar la piel, ya que son sustancias demasiado fuertes. Usa una pomada o crema con antibiótico solamente si el médico lo autoriza. Consulta inmediatamente con un médico si tienes alguna herida cortante, quemadura o infección grave.
  7. No utilizar crema entre los dedos de los pies. Es una zona donde la humectación puede provocar la formación de hongos
  8. Se debe poner atención a cualquier herida, se deben limpiar los cortes con agua y jabón. Evitar el uso de alcohol o yodo es importante debido a que son sustancias demasiado fuertes.
  9. Se debe revisar los pies todos los días, usar zapatos de horma ancha y tacón bajo que ajusten de forma adecuada
  10. No hay que olvidar el uso de cremas hidratantesTío Nacho®en las manos, porque las manos son la parte del cuerpo con mayor exposición.
  11. Evitar el alcohol y el cigarrillo.
  12. Mantener una dieta equilibrada, poniendo especial atención en el consumo de frutas y verduras.
  13. Realizar actividad física, implementando una rutina de ejercicio de por lo menos tres veces por semana.